Comunicándonos

#BuenaSemana N°93

En Belén en la basílica del Nacimiento hay tres puertas. La primera entrada consistió en un antiguo portón. Después se achicó y quedó la segunda puerta de tal forma que los animales no penetrasen en el recinto.
Siglos más tarde, los cristianos construyeron un tercer acceso, empequeñeciendo aún más las otras dos entradas. Hoy para ver el lugar donde nació Jesús hay que pasar de uno en uno agachándose por la puerta que mide más o menos un metro.

Benedicto XVI dijo en su homilía del 24 de diciembre en el 2011 que le parecía que en eso se manifiesta una cercanía de la Noche Buena: si queremos encontrar al Dios que ha aparecido como niño, tenemos que bajarnos del caballo. Debemos dejar nuestras falsas certezas, nuestra soberbia intelectual, que nos impide percibir la proximidad de
Dios” (Benedicto XVI, Homilía, 24-XII 2011).

Los invito en este tiempo a hacer esta experiencia de mirar frecuentemente al Niño Jesús en el pesebre y descubrir allí la presencia de Dios.
Que tengan buena semana.

Hna María Elena Fernández
Inspectora