Comunicándonos

#BuenaSemana N°125

En la sabana africana vagaba un gran y joven león. Había sido expulsado de la manada por no ser ya un cachorro. Estaba asustado, llevaba ya más de 20 días caminando sin encontrar comida ni bebida hasta que de pronto vio un estanque y se abalanzó sobre él. Cuando se acercó a la orilla vio sobre las aguas la temible imagen de un león. Aterrado se retiró. “El estanque ya tiene dueño”, se dijo. Pasó la noche cerca de allí sin atreverse a acercarse porque estaba seguro que el otro león lo mataría por invadir su territorio.

Al día siguiente aún más sediento, desesperado, se acercó nuevamente al estanque y al llegar a la orilla vio al león, pero tenía demasiada sed. Así que bebió y bebió hasta saciarse, pero al abrir los ojos vio al león y se dio cuenta de que el otro no era más que su propio reflejo. Podemos recordar que el miedo y los temores te acecharán siempre, siempre hasta que los enfrentes.

Que tengan buena semana.

Hna. María Elena Fernández
Inspectora