Comunicándonos

#BuenaSemana N°102

El 11 de febrero de 1858 Bernadette Soubirous de 14 años, su hermana de 11 y una amiga de 12 fueron a Lourdes a recoger leña. Al pasar por una gruta natural Bernadette escuchó un murmullo y vio una joven hermosa con una túnica blanca, una banda azul y un rosario colgado en el brazo. Se acercó y rezaron juntas: era la Virgen.

Después de esto ella recibió desprecios y burlas por que no le creían. Sin embargo se mantuvo firme pensando en lo que la Virgen le había pedido: la construcción de una capilla en la gruta y la realización de una peregrinación. En la última aparición que tuvo el 16 de julio Bernadette entró a una congregación de hermanas enfermeras. Murió después a los pocos años.

Los invito en esta semana, cercanos a la fiesta de la Virgen de Lourdes, a rezar cada día un Ave María pidiendo sobre todo por los enfermos.

Que tengan buena semana.

Hna. María Elena Fernández
Inspectora