(1811-1860)

“Jesucristo, que es la sabiduría infinita, utilizó las palabras y el lenguaje que habían adoptado para el uso diario la gente a quien se dirigía. Hagamos nosotros lo mismo.”

Beatificación 3-5-1925
Canonización
22-6-1947

José Cafasso nació en Castelnuovo d’ Asti (Italia) en 1811. Hijo de pequeños terratenientes, fue el tercero de cuatro hijos, de los cuales la última, Mariana, sería la madre del beato Padre José Allamano. 
Cursó sus estudios teológicos en el seminario de Chieri y en 1833 fue ordenado sacerdote. Cuatro meses más tarde se estableció en el “Convitto Ecclesiastico”, para perfeccionar su formación sacerdotal y pastoral.
José estudió y profundizó a San Francisco de Sales, inspiración que luego trasmitiría especialmente a un estudiante: Juan Bosco. Cafasso, su director espiritual entre 1841 y 1860, contribuyó a formar y orientar la personalidad y la espiritualidad de Don Bosco. Fue típica de su enseñanza la valoración del deber diario como un camino hacia la santidad. Como también atestiguó el fundador de los salesianos, “la extraordinaria virtud de Cafasso fue la de practicar constantemente y con fidelidad maravillosa las virtudes ordinarias”. 
Su principal apostolado consistió en el acompañamiento espiritual a los encarcelados y a aquellos condenados a muerte.
Cafasso sostuvo aún materialmente a Don Bosco y a la congregación salesiana desde sus inicios. 
Después de una breve enfermedad, murió el 23 de junio de 1860, cuando tenía 49 años. 
Fue beatificado en 1925 y canonizado por Pío XII en 1947, quien lo reconoció como un “modelo de vida sacerdotal, padre de los pobres, consuelo de los enfermos, alivio de los prisioneros y salvador de los condenados al patíbulo”.