(1842-1912)

“Jesús, yo nada soy. Tengo sed de vivir y respirar solamente para ti”

Venerable 2-7-1994
Beatificación 19-6-2005

Nació en Pruchnik (Polonia), el 13 de julio de 1842. Sexto hijo de una numerosa familia, pronto comprendió la importancia de una vida honesta y responsable, en la dramática situación de su patria y del mundo, dividido entre el ateísmo de los más pobres y el materialismo de los más ricos. Ingresó en la congregación salesiana en Turín (Italia) e hizo sus votos perpetuos en manos de Don Bosco. Observando atentamente la orientación de los cambios del mundo entero, comprendió que el alejamiento de Dios y el abandono a los instintos provocan daño a las personas, a las familias y a las naciones. Para frenar el avance del ateísmo y para limitar las consecuencias de la decadencia de las buenas costumbres, se entregó, desarrolló la actividad catequística y dedicó toda su vida pastoral, educativa y editorial para incentivar y valorizar la virtud de la templanza y de la laboriosidad. En Polonia, organizó casas de educación para la juventud abandonada y pobre, fundo la sociedad “Templanza y Trabajo” (1897), germen de la futura congregación religiosa San Miguel Arcángel, constituida por religiosas, sacerdotes y hermanos laicos y reconocida como parte de la Familia Salesiana, que hoy continúa haciendo realidad el legado espiritual de su fundador.
Bronislao murió en Miejsce Piastowe (Polonia) el 29 de enero de 1912. 
Fue beatificado el 19 de junio de 2005.