Comunicándonos

#BuenaSemana N°67

En un pueblito de campo como tantas veces sucede no llovía, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos sus habitantes. Los animales comenzaban a buscar desesperadamente pasto y agua y a enflaquecerse. Como la mayoría eran creyentes en un momento fueron a ver al cura párroco y le dijeron:
-Padre si Dios es tan poderoso, pidámosle la lluvia necesaria para revertir la angustiante situación.
-Está bien, le pediremos al Señor, pero deberá haber una condición indispensable: hay que pedírselo con Fe, con mucha fe, contestó el sacerdote.
-Así lo haremos y vendremos a misa todos los días.
Pasaron días y semanas en que todos hacían lo prometido y la esperada lluvia no llegó. Fueron entonces a reclamarle al párroco ya que no había respuesta.
¿Lo pidieron con Fe verdadera les preguntó? -Si, por supuesto respondieron al unísono-.
Si dicen que lo hicieron con fe verdadera ¿Por qué durante todos estos días ni uno sólo de ustedes ha traído el paraguas?
Una buena pregunta que podemos hacernos todos ¿Cómo es mi Fe en el Señor?

Que tengan buena semana.

Hna. María Elena Fernández
Inspectora