Comunicándonos

#BuenaSemana N°40

Solemos decir que un incendio devora todo. Sin embargo cuando el fuego pasa por la selva, todos corren, hombres, pájaros buscando abrigo, hasta el león fuerte, dominador y temido por la selva. El único que no corre es el árbol.
El fuego le preguntó a uno: ¿Y por qué no corre? El respondió: yo soy plantado por Dios, usted pasará por mí, quemará mis frutos y hojas. Y dentro de algunos meses yo volveré a florecer porque usted no podrá quemar mi raíz.
Mis hojas, ramas y frutos aparecerán nuevamente, pues el árbol que Dios planta nadie arranca.

También para vos, venga el fuego que venga, mantenete firme, porque sos un árbol plantado por Dios, entonces no importa la situación que estés pasando, tus raíces están firmes en Aquel que todo lo puede.

Te invito a confiarte plenamente a Dios tus alegrías, problemas y dificultades. Sin Dios podés vivir, pero no es lo mismo con Él que sin Él.

Que tengan buena semana.

Hna. María Elena Fernández