Comunicándonos

#BuenaSemana N°105

Una de las virtudes en la que podemos crecer en la Cuaresma es la humildad. El humilde es quien sabe reconocer quién es, quiénes son los demás y quién es Dios y no creerse superior.

Gabriel Batistuta, el gran jugador de fútbol, dio una charla TED y dice que tres cosas lo ayudaron en la vida: tener un objetivo, la humildad y la disciplina. Para ser humilde él aprendió a escuchar y ver que todos le podían enseñar algo; aprender a controlar su ego en medio de la fama y ser uno mas en el equipo. Cuando le ofrecieron la camiseta número 9 y la cinta de capitán en la Roma decidió no aceptar la camiseta y dejar a Totti, otro grande del fútbol, a tener la cinta de capitán y concentrarse en su objetivo que era luchar por el campeonato. Reconoce que esta actitud de humildad lo ayudó mucho en la vida.

Ojalá que nosotros, mirando a Jesús que nos dice “aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón”, crezcamos en la humildad.

Que tengan buena semana.

Hna. María Elena Fernández
Inspectora